De la pintura al teatro

De la pintura al teatro

Desde España la compañía de teatro “Pánico Escénico Producciones” llega al Teatro de la Ciudad, Esperanza Iris, para presentar “El Greco y la legión Tebana”, obra dramática que juega con la historia y el arte. La obra escrita por Alberto Herreros, cuenta dos historias a partir de un cuadro del afamado Greco, pintor griego de finales del Renacimiento que vivió gran parte de su vida en España.

La pintura es “El martirio de San Mauricio y la Legión Tebana”, el cuadro pertenece al periodo Toledano del pintor; con gran influencia del artista italiano Miguel Ángel. El Greco captura la historia de San Mauricio y su ejército, enfrentándose al emperador Maximiano para defender su fe cristiana. La pintura al ser de corriente barroca muestra un colorido muy particular y juega con la centralidad del tema al ubicar a los personajes principales al lado derecho del cuadro.

Con un elenco de primera, la muestra en escena ubica al público en dos temporalidades distintas, en el siglo III, durante el ocaso del Imperio Romano y en el año 1580 durante el reinado de Felipe II. La obra gira en torno al personaje de Doménikos, el Greco, interpretado por Lino Ferreira que también encarna al sirviente de San Mauricio, de forma que el Greco conecta los saltos en el tiempo para mostrar ambas historias.

Primero tenemos la historia de Mauricio y su legión formada por cristianos provenientes de la ciudad de Tebas en Egipto que, bajo las órdenes del Imperio Romano de Oriente debe construir un muro para defender el territorio Galo de los germanos. Todo se complica con la llegada del emperador y su deseo de que los soldados ofrezcan sacrificios a sus dioses y lo adoren a él como dios terrenal.

Mientras que la historia de Doménikos da cuenta de su visita al Escorial, palacio que fue residencia de la Familia Real Española. Luego de la muerte del pintor Navarrete, el Mudo en 1579, el Rey Felipe II encarga a los pintores más reconocidos de la época, obras para decorar su palacio y alabar su reinado. El Greco crea “El martirio de San Mauricio y la Legión Tebana” para enaltecer la defensa de la fe católica, una de las misiones del rey Felipe y compararlo con San Mauricio. Luego de la gran impresión que causará su cuadro en la corte, el Greco buscará convertirse en el nuevo pintor de Cámara de Rey.

Gracias al talento de la dirección de Ignacio García y Natalia Mateo, la puesta en escena de ambas historias es una maravilla que logra crear un ambiente de tensión en el espectador. Por otra parte la escenografía hecha por Tziano Santi, aunque sencilla consigue ambientar perfectamente la muestra en escena, mientras que el vestuario a cargo de Lorenzo Caprile es de gran fidelidad a las épocas que busca emular, desde los trajes de centuriones de los Tebanos hasta a los trajes a la moda barroca de los españoles.

 

Artículo visto en: El portal